Psicología: Padres, un equipo

Psicología infantil: Padres, un equipo

La tarea de educar es lo más difícil a lo que nos tenemos que enfrentar. Como padres o educadores venimos de estilo educativos diferentes que hacen que haya diferentes formas de educar. Todo ello lleva en ocasiones a que los padres no se pongan de acuerdo en la educación de sus hijos y aparezcan los tópicos “poli malo” “poli bueno”, esto hace que los niños no perciban una unidad en la autoridad, lo que hace que intenten salirse con la suya y conlleve consecuencias de inseguridades y ansiedad.

Es cierto que en ocasiones es difícil ponerse de acuerdo en la educación, pero es necesario parecerlo, es decir que en el caso de no estar de acuerdo con el otro progenitor hablarlo cuando los niños no estén delante y llegar a un punto medio, es imprescindible para que ellos perciban unidad la cual les genera seguridad y favorece el cumplimiento de las normas. El que una norma siempre conlleve las mismas consecuencias, con independencia del momento y de la persona implicada, favorece su cumplimiento. Las discusiones generan tensión y malestar en los niños que pueden afectar a su estado emocional, académico y social. Los padres no siempre tienen que estar de acuerdo pero hay que favorecer este hecho.

Belén Pozo

Psicóloga Infantil

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *