Le castigo, le riño y nada

Psicología infantil: Le castigo y le riño y nada

Está castigado por todo y nada funciona, no hay manera de que nos haga caso, mira que le dejamos sin nada y nada….

Claro que no funciona, los castigos y regañinas no funcionan. Los niños no aprenden la relación entre su conducta y la consecuencia y eso hace que no lo adquieran como un aprendizaje. El castigo no extingue la conducta, no consigue el objetivo que queremos.

Lo primero de todo es analizar antecedentes, consecuentes y mantenedores del comportamiento, llevar a cabo un  análisis funcional del comportamiento llevado a cabo y si este se repite en el tiempo o si por el contrario es algo puntual como consecuencia de alguna situación que le esté generando malestar.

Entonces ¿qué funciona? funcionan las consecuencias, la coherencia, la inmediatez, lo relacionado con el comportamiento y el ser consecuente, el no cambiar siempre de forma de actuar con ellos, porque los niños necesitan los límites y que estos sean siempre los mismo para saber cómo tienen que actuar para poder aprender qué tienen que hacer.

Si un niño siempre está castigado por todo tiene la oportunidad para portarse siempre mal, porque para qué va a mejorar si ya no puede volver atrás.

Belén Pozo

Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *