Rituales familiares

¿Cómo definir la palabra ritual?

“Las rutinas y los rituales son un medio para organizar la cotidianidad y devienen el modo mediante el cual las familias explicitan creencias compartidas e identidades comunes”.

Según la RAE, las rutinas se definen como la “costumbre o hábito adquirido de hacer cosas por mera práctica y de manera más o menos automática”.

La creación de rutinas y de rituales junto a su mantenimiento, son realmente importantes y conforman un ingrediente central de la vida en familia puesto que es un elemento de bienestar familiar, ya que incrementa el sentido de seguridad, el sentido de pertenencia, cohesión o unión, estabilidad y satisfacción, e implican además, a todos y cada uno de los miembros de la familia lo que refuerza las habilidades sociales en los menores.

Parece que los niños que experimentan rutinas que son regulares y que participan a la hora de crear rituales significativos en la etapa de crecimiento, van a estar mejor preparados para adaptarse a las normativas dentro del contexto escolar. Respecto al comportamiento rutinario en la etapa de primaria, facilitarán una mejor adaptación a lo largo de este período escolar y también, a lo largo de la adolescencia, período donde uno de los aspectos más característicos es la autonomía y la búsqueda de independencia con respecto al núcleo familiar.

Para estudiar la relación entre rutina, ritual y las habilidades sociales en los niños y niñas entre 4 y 5 años de edad, se lleva a cabo un estudio en el que participan 107 familias y 5 escuelas.

A cada núcleo familiar, le es administrado un Inventario de las rutinas familiares. Este incluía rutinas relacionales (elementos relacionados con conductas que facilitan la comunicación y el encuentro entre los familiares) y, rutinas normativas (elementos relacionados con actividades con un carácter más organizativo).

A través del Cuestionario sobre los rituales familiares, se obtiene información sobre el grado de ritualización de la familia en relación a diferentes momentos como son el almuerzo dominical, las fiestas religiosas, el fin de semana, la cena, los cumpleaños y las vacaciones.
Para seguir explorando la percepción del papel de los padres, finalmente, se administra el Cuestionario de Auto percepción del rol parental a través de las escalas de satisfacción, competencia, inversión y equilibrio de roles.

A los profesores, les fue administrado el Cuestionario sobre las fortalezas y debilidades de los niños para recabar información sobre las diferentes habilidades prosociales de los mismos.

Los resultados de este estudio indican que tanto la ausencia como el exceso de un comportamiento rutinario y de la importancia que se atribuya a éste, pueden dar lugar a disfuncionalidad en la regulación afectiva de los menores. De acuerdo a estos resultados, este comportamiento, puede tener un valor de protección pero también de destrucción en función de la presencia o ausencia del mismo.

¿Cuáles son las rutinas y los rituales que tiene vuestra familia?

Las familias, precisan de rituales y rutinas que sean flexibles ya que unen y generan bienestar en el núcleo familiar. Algunos de estos rituales pueden ser el comer una comida específica los domingos a las dos de la tarde, o ir al cine los viernes, acudir a las fiestas de la localidad cada año, o cantar villancicos los 24 de Diciembre. Ir a casa de los abuelos la tarde de los sábados y compartir una merienda junto a ellos, o incluso que los miembros de la familia se den un beso cada vez que se levantan y se van a la cama, o leer un cuento por la noche a los niños, o establecer la hora a la que hay que irse a dormir,…

Migliorini, L.; Cardinali, P. y Rania. N. (2011). La cotidianidad de lo familiar y las habilidades de los niños. Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad, Vol. 10 no.2 Págs.: 183-201.
Miriam Benavides
Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *