Funciones ejecutivas en la infancia

trn---user-bands---puzzles---1-monLa función ejecutiva se define de forma general como un conjunto de habilidades cognoscitivas que permiten la anticipación y el establecimiento de metas, el diseño de planes y programas, el inicio de las actividades y de las operaciones mentales, la autorregulación y la monitorización de las tareas, la selección precisa de los comportamientos y las conductas, la flexibilidad en el trabajo cognoscitivo y su organización en el tiempo y en el espacio (Harris, 1995; Pineda, 1996; Pineda, Cadavid, & Mancheno, 1996a; Pineda Ardila, Rosselli, Cadavid, Mancheno & Mejía, en prensa; Reader, Harris, Schuerholtz, & Denckla, 1994; Stuss & Benson, 1986; Weyandt & Willis, 1994).

Los componentes más específicos de las funciones ejecutivas en los cuales coinciden la mayor parte de las investigaciones son la atención sostenida, la inhibición de interferencias, la planificación, la regulación de la conducta y la flexibilidad cognitiva.

Estas funciones ejecutivas inician su desarrollo durante los primeros meses de vida, van variando con la edad y el tipo de desarrollo, y están influidas por el proceso de configuración y maduración cerebral del córtex prefrontal hasta la etapa adolescente. Su mayor o menor grado de desarrollo y eficacia puede producir dificultades académicas o conductuales entre otras, que han de ser tratadas mediante intervenciones profesionales adecuadas.

Algunos artículos llevados a cabo al respecto indican que los primeros cinco años de vida son esenciales en la evolución de las funciones ejecutivas y otros, hacen hincapié en la prematuridad como factor de riesgo para su desarrollo, pudiendo afectar a corto y largo plazo el buen funcionamiento, manifestándose en dificultades del aprendizaje y de control conducta.

PATOLOGÍAS INFANTO-JUVENILES QUE CURSAN CON DÉFICIT DE FUNCIONES EJECUTIVAS:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
  • Trastornos del espectro autista.
  • Síndrome de Tourette.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Sujetos con traumatismo cerebral grave.
  • Síndrome disejecutivo.

En el caso de que un niño/a o adolescente sea diagnosticado con alguna de estas patologías será necesario el trabajo que incida sobre las funciones ejecutivas, entre otros objetivos, con el fin de que dicho conjunto de habilidades logre un desarrollo óptimo que permita un funcionamiento adecuado.

Aida Mañanero

Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *