Qué es la ansiedad por separación infantil

descarga-4-150x150Según el DSM-IV, la ansiedad de separación es una ansiedad excesiva o no adecuada a la edad del niño, relacionada con la separación del hogar o de figuras importantes. Se debe dar en al menos 3 de estas circunstancias:

  1. Excesivo malestar repetido cuando hay o anticipa una separación respecto del hogar o figuras importantes (padres, cuidadores…)
  1. Gran preocupación persistente por perder las personas con las que se halla vinculado o porque éstas sufran daño.
  1. Gran preocupación persistente porque se produzca un acontecimiento que le separe de las figuras con las que mantiene más vínculos (p. ej. secuestro).
  1. Resistencia o negativas repetidas a ir al colegio o cualquier otro lugar que implique separación.
  1. Resistencia o miedo persistente o excesivo a estar sin las principales figuras vinculadas en el hogar o en otros lugares.
  1. Resistencia o negativa persistente a irse a dormir sin una persona significativa cerca.
  1. Repetidas pesadillas con contenido de separaciones.
  1. Quejas repetidas de síntomas físicos al ocurrir o anticipar una separación respecto a las figuras significativas.

El trastorno ha de durar al menos un mes, y debe iniciarse antes de los 18 años. Provoca en la persona un malestar significativo y causa deterioro en áreas importantes de la vida del niño, como es el colegio, el trabajo o las relaciones sociales.

¿Tiene tratamiento?

Para poder diseñar un tratamiento adecuado y ajustado a cada niño/a en primer lugar debería llevarse a cabo una evaluación exhaustiva en la que se identifiquen al menos: el origen del problema, los factores desencadenantes y posibles mantenedores, las herramientas disponibles de afrontamientos o las soluciones previas intentadas, entre otras.

Posteriormente, se procedería al diseño del tratamiento el cual consistiría en primer lugar en abordar los síntomas ansiosos así como las consecuencias derivadas de los mismos, para en segundo lugar, abordar otros factores que podrían estar manteniendo el problema y otras alteraciones o problemáticas asociadas.

De este modo, con el niño/a se trabajaría:

  • El aprendizaje de técnicas de relajación para poder ir introduciendo momentos de exposición.
  • La exposición gradual (en imaginación o en vivo) a situaciones de separación.
  • El abordaje de ideas irracionales y generadoras de malestar mediante el juego, modelado…

Por su parte, en estos casos se hace sumamente importante el trabajo coordinado, en especial con los padres, con sesiones dirigidas al ofrecimiento de pautas que permitan realizar modos diferentes de actuación ante determinadas situaciones.

Aida Mañero Ocarranza

Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *