LA ALIMENTACIÓN Y SU INFLUENCIA EN EL APRENDIZAJE. Belén Pozo Muñoz.

Como muy bien expone el dicho, “Somos lo que comemos”, la alimentación que llevamos a cabo determina nuestro estado de salud y psicológico. Ciertos nutrientes o minerales determinarán que presentemos un mejor o peor estado y en ocasiones nos llevarán a mostrar determinados síntomas que enmascaren cierto déficit mineral o de nutrientes.

En este artículo me gustaría hablar de dos componentes que influyen en el aprendizaje y atención de los sujetos, son el zinc y el omega 3. En primer lugar hacer hincapié en que un adecuado nivel de ambos favorece la atención pero no son la solución o la causa de que el sujeto esté más concentrado, sino que son un complemento y es muy importante tenerlo presente.

Por un lado, se ha comprobado que el zinc es un componente que favorece la metabolización de la dopamina y noradrenalina, neurotransmisores que se relaciona con los componentes atencionales. Además en diversos estudios como el presentado en el 56º congreso anual de American Academy of Child and Adolescent Psychiatry se ha demostrado que sujetos con problemas atencionales presentan una menor proporción de oligoelementos como el zinc o el cobre. En este sentido y en respuesta a estos descubrimientos se han llevado a cabo estudios de doble ciego en los que se administró un suplemento de zinc en sujetos con dificultades atencionales y se ha observado una mejora en los mismos. Por otro lado en los estudios sobre los ácidos grasos de omega 3, como el llevado a cabo por el Dr. Hallowell se ha observado que el aumento del mismo se relaciona con una mayor segregación de la dopamina en el cerebro lo cual favorece una mejor atención en los sujetos. Ambos componentes influyen en los procesos atencionales, un déficit en ellos favorecerá una dificultad atencional que en el caso de que sea clínicamente significativa deberá de ser evaluada y tratada por un profesional, pero antes debemos de estar atentos a los detalles que determinan la diferencia.

A continuación enumeramos algunos de los alimentos ricos en omega 3 y zinc, que es importante tenerlos presentes en nuestra dieta diaria y en la de nuestros hijos:

Omega 3

–          Lechuga.

–          Fresas.

–          Almendras

–          Espinacas.

–          Coles.

–          Sardinas.

–           Nueces.

Zinc

–          Higado.

–          Almendras.

–          Yema de huevo.

–          Garbanzos.

–          Chocolate negro.

–          Cordero.

–          Cacahuetes.

La alimentación es un factor más a considerar en el tratamiento de los problemas de atención.

En ocasiones, se pasan por alto detalles que influyen en ciertas conductas o estados de nuestra vida, todo cuenta aunque sea en una proporción pequeña.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *