Nutrición en pre-adolescentes

Importancia de la psicoeducación nutricional en pre-adolescentes

Hoy en día la salud del bienestar físico y psicológico son dos de los elementos más importante en la sociedad.

Los más pequeños son cada día más conscientes y conocedores de la importancia de la salud y de una buena alimentación equilibrada rica en frutas, verduras, cereales, pescados y carnes, junto con una vida activa, donde se fomenta el deporte y se evita el uso excesivo de los medios de transporte, debido a que incrementa una vida sedentaria y una pobre actividad física.

 

Las nuevas generaciones han crecido con una nueva filosofía de vida, en el que la sociedad ha ido marcando lo que es bueno y malo, bonito y feo, aceptado y no aceptado; creando pequeñas “restricciones y prohibiciones sociales” con la alimentación y con ciertos cánones de belleza muy marcados tanto en el hombre como en la mujer, que hacen que los adolescentes se comparen y sientan insatisfacción con su self físico derivando en un deterioro de su identidad y de su autoestima.

 

Es importante hablar con los pre-adolescentes y adolescentes sobre este tema, desde una perspectiva psicoeducativa donde se les enseñe a tener un estilo de vida saludable, a comer variado y que conozcan todos los beneficios de los alimentos, así como de los perjuicios de la toma diaria de alimentos que no son tan saludables, como es la bollería industrial, que a los más pequeños les encanta y les cuesta resistirse. En este caso es importante plantearles alternativas de alimentos más sanos, ricos y con un mejor valor nutricional para el organismo.

 

Esta educación nutricional y de buenos hábitos, es recomendable e importante  instaurarlo desde casa, siento éste el entorno principal del niño donde aprende y repite patrones de conducta, viendo a sus referentes adultos tener una correcta relación sana con la comida, con un consumo de alimentos variados y equilibrados.

Algo muy importante a destacar, es que vean que se come de todo, es decir, comer alimentos que aunque no sean los favoritos o no guste su textura, sabor u olor, se consume al igual que otros alimentos preferidos y que suelen apetecer comer a todas horas. En muchos casos, algunos padres para evitar conflictos o rabietas con los más pequeños, acaban tachando de la lista aquellos alimentos que no le gusta al niño, dejando su consumo en la infancia e incluso manteniéndolo hasta la adultez, por el recuerdo negativo y desagradable del alimento.

 

Lo más importante para promover todo esto, es que aprendan desde la perspectiva de la salud, disfruten de la comida, coman alimentos que les hagan sentir bien y que se eviten enmarcar “alimentos prohibidos” y reglas inflexibles, pudiendo ser para ellos un tema complicado de canalizar emocionalmente y de controlar, ya que en muchos casos pueden llegar a provocar todo lo contrario, el deseo del consumo de esos alimentos. Estos aspectos pueden llegar a propiciarles a los atracones y predisponerles a ser población de riesgo dentro de los trastornos de la conducta alimentaria o de padecer alteraciones o enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Rocio Delgado

Psicóloga Sanitaria

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *